Se me antojan las vísceras de un cuerpo humano

Ir abajo

Se me antojan las vísceras de un cuerpo humano

Mensaje por Maldito enfermo el Dom Feb 03, 2013 11:58 am

Se me antojan las vísceras de un cuerpo humano

Nada es más doloroso
que seguir con esta absurda agonía.

El suicidio
es una patología
que establece
el contenido textual
y no de voluntad
en las palabras dichas
por un poeta
tan dado a alabar
al diablo.

Con sus respectivas analogías
la característica esencial
en
mirar a la muerte
en
los labios retorcidos de mi esposa
me ha hecho enviudar
tempranamente.

Miembros fundadores
de una secta satánica
en un conjuro
señalan la necesidad
de invocar a Satán,
he hecho esos conjuros
para lograr ser inmortal.

Quede encantado
cuando supe
lo grave que es
mi degradación mental
por estar expuesto
a la violencia
con lo cual
me hice adicto a mirar
la mutilación más perversa,
para todos nosotros
la venganza esta cerca.

Datan de siglos medievales
historias de príncipes
devoradores de carne humana,
escritos milenarios
nos heredan
la sabiduría pagana,
los muertos regresan del infierno
con un nuevo propósito
explicar el poder del caníbal.

Se han ido desmembrando
los órganos
en cada esclavo,
tal y como usted
lo había ordenado.

Se han ido matando
a miles de humanos
para alimentar
a los súbditos en su reino,
los guerreros mutilaron
sus cuerpos
es maravilloso
poseer
un ejercito sanguinario
con el cual ejercer
un miedo tan poderoso.

Este cadáver
tiene la peculiaridad
de
poder caminar
aun sin alma,
antes de morir
fue una mujer embarazada.

A su rostro sin ojos
le infringieron el odio
y minaron
una exuberante belleza
razón por la cual
tiene una dentadura similar
a la de un demonio.

Una concepción
ligada a Satán
explota en su vagina,
el acido sustituyo
a la placenta
fue un parto
sufrible espléndidamente.

Como reacción
se crearon
dentro
de
esa matriz virgen
fetos herederos
para
el reino del diablo
concebidos
con un status satánico
exitosamente
han matado a su madre
la cual quedo desfigurada
victima del gran horror,
el final
de
la raza humana.

Miles de cadáveres humanos
que
los buitres han ido mutilando
se despiertan,
aun sin piernas algunos
consiguen arrastrarse.

Veneran al diablo
su grandiosa resurrección
ha sido su mandato
para que el reino de las sombras
venga a conquistar
este lugar
que Jehová ha olvidado.

A todos los muertos
que siempre han creído en él
les confieren la resurrección
por mandato de Lucifer,
tendrán suficiente sangre humana
para beber,
comerán las entrañas
de
cualquier ángel con piel blanca.

Ante la incapacidad de Dios
le he vendido mi corazón
al demonio
me siento fuerte y poderoso,
puedo matar a mis enemigos.

Muy por encima
de
la brutalidad literaria
he puesto atención
en realizar
escritura dada
a desarrollar
un intenso desprecio
hacia mi
para que resucite
el estilo oscuro
en lo más decadente
del lector.

Un producto más
de
la desviación
de
la locura que hay en mi
parece haber sido
el amor no correspondido
que alguna vez
me transformo
el corazón sustancialmente
de
ser humano
a caníbal despiadado.

Aunque el inventor
del termino contemporáneo
sea de tradición etológica
el satanismo
tiene oradores emblemáticos.

Con su voz
de
tranvía ovárico
Lucifer
ha señalado como proceder
mediante un comportamiento violento,
todo dominio humano
ha de ser
fértil en dolor.

Pacto contigo
emperador de las tinieblas
en
un nuevo esfuerzo
por demostrarte mi lealtad
sostener las cabezas degolladas
de
cada ángel
que intente
detener tu dominio
en el universo.

Los verdugos
adscritos al poder
que les confiere
desplazan y dictan la muerte
a poblaciones inocentes,
genocidios esenciales
para que usted
poderoso Lucifer
encuentre este mundo
tal como lo quiere,
le suplico me permita
ser uno de sus interpretes
deseo tanto
pronto ya gobierne,
que el reino
a su mandato
sea por siempre.

Las cicatrices ampulosas
se hacen cada día
más horrorosas
llena de infección
mi piel sarnosa
violentamente arrancada
cuando un día decidí
desprenderme
de
la belleza exterior.

Anhelaba sembrar el terror
matar a toda las personas
que alguna vez
me miraban con desprecio
ahora si conocerán
el dolor
en su faceta más extrema.

Me encamino
a un lugar desconocido
acompañado
de
entes que al parecer
tienen el mismo destino,
cada uno rivaliza
por un status ligado a Lucifer.

A la vez concebimos
el mutuo canibalismo
como un pasaporte
que nos permite
poseer el lugar privilegiado,
la sección del infierno
donde hay bebes tiernos
raptados a sus padres
para darlos en alimento
a los demonios más perversos.

Se me antojan
las vísceras
de
un cuerpo humano
recién destazado
con mis garras.

En esta noche
saldré
a cazar
hay un colorido especial
en los campos
esto a los niños
les parece divertido
la mayor parte de ellos
saldrán a jugar
mientras el sol
permanezca en el cielo.

Habiendo disuelto
en
acido
toda la ternura
de
una niña
con cinco años de vida
su simplismo le hacia más dulce
al contacto con mis encías.

Tuve el cuidado
de haberla minuciosamente despellejado
con estos dientes carnívoros
afilados
más que cualquier cuchillo
probé
todos sus órganos
perfectamente funcionales.

En este ultimo caso
apenas doy inicio
con la barbarie
estaré buscando personajes
de
corazón misericordioso
para saciar
la imperiosa necesidad
de
eliminar
a quien me pueda ver.

Si hay oscuridad
tatuada en el cielo
truenos provocaran fuego,
la atmosfera será maldita
esto vaticinara
un nuevo régimen.

Así aparecerá Satanás
en este mundo
con un rostro realmente bizarro
vestido de piel negra,
con ojos similares
a los de un caballo,
para llevarte al infierno.


Maldito enfermo

Maldito enfermo

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 16/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Se me antojan las vísceras de un cuerpo humano

Mensaje por sabra el Dom Feb 03, 2013 1:04 pm


_________________
avatar
sabra
Admin

Mensajes : 1181
Fecha de inscripción : 25/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.