En nuestras mentes desdichadas

Ir abajo

En nuestras mentes desdichadas

Mensaje por Maldito enfermo el Miér Ene 09, 2013 10:52 pm

En nuestras mentes desdichadas


Mira a las Ovejas
del mismo modo
que juzgas a tus semejantes
están desfiguradas
y abriéndose de piernas
para ser penetradas
por especies carroñeras.

Trágate tortugas descabezadas
que están como muestra
del menú en un restaurante,
para agredir nuestras creencias.

Nociva es la sangre
que hierve
en tu organismo mutante,
no sabes como controlarte,
dudas de si es realidad
este momento.

Es claro
que no hay quien te hable
todos creen
que estas loca,
para mi
eres la mujer más hermosa.

Cuando apareciste
en mi penumbra
padecías
múltiples enfermedades.

Paranoia psicodélica
donde los sentidos te engañan,
se brincan del alma
las emociones.

Breves trances místicos
con graves consecuencias,
catalepsia aleatoria
oscura afeccion
expuesta en carne humana,
canibalismo
que libera dolores
cuando dilapidas
distintos corazones.

Para ir más allá
brillas en la oscuridad
como cuando caen
las estrellas a este mundo
desciendes de tu viaje astral
libre y suspendida
de un hilo,
invisible a los sentidos humanos.

Tu ausencia
la he sentido siempre,
me salvaste
cuando estaba por morir
te encargaste de mis enemigos
uno a uno mataste
a quien me hizo daño

Se que nos iremos
a lugares omnipotentes
por eso te estuve esperando
tranquilamente
visitando el cementerio
donde sellamos el pacto,
viajaremos
con nuestras nuevas alas descomunales
evolucionadas de especies ancestrales.


Vomito de las sombras paganas,
agudo quejido,
manos féminas destazadas
guardadas en bolsas negras,
regalo que te doy como ofrenda.

Mujer enigmática
no hay nada que decir
de tus labios
no salen palabras,
gritas voces
que hablan
en lenguas satánicas,
afortunadamente la fatalidad
prosigue aun si hemos
nacido diferentes.

Los términos son inequívocos
con característica
de injusticia absoluta,
del mismo modo
procede directamente del corazón
la Eucaristía
para los creyentes en Cristo.

Debido a nuestro
envejecimiento progresivo
necesita los elementos nocivos
la sangre adicta a la heroína.

Entre falsos hermanos
no conseguiría
las dosis que necesita,
ella no participa del fruto
de la sangre del Hijo de Dios
tuvo tanto trabajo y fatiga,
ha levantado
con esas delicadas manos
órganos del cuerpo destazado
de su esposo.

El día de hoy es fértil
para la muerte
estas consciente
pudiste confirmarlo,
después de ver
que mataban a tu ser amado,
ante tus ojos.

En nuestras mentes desdichadas
hay seres espeluznantes
que nos provocan más dolor,
las dimensiones son trágicas
indudablemente la locura
nos hace semejantes
al igual fue por eso
que terminamos
siendo amantes.

La intensidad de mi flujo sanguíneo
brotándome del tórax
implanta emociones amorosas
dentro de mi cuerpo.

Que más daría
por nutrirme
con tus entrañas
beber tu sangre
en lugar de vino.

Masticarte tus oídos,
basta pensar en lo discreto
que se escuchan tus gritos
y en lo poco
que me importa tu vida
para despreciarte,
dejando atrás
una triste existencia
a la que nadie extrañara.

En mi locura
hoy me he encontrado contigo
atada de manos,
sujetada a tablas con clavos
pudiste mirarme,
de tus ojos escurren
lagrimas de sangre.

En respuesta
a tus leves intentos de escape
hoy voy amarte con ternura,
privilegiando
una a una
tus necesidades.

Por eso quise encerrarte,
te cocine sopa
de injustas razones
te compre un vestido
de señorita violada
por varios hombres.

Pero conforme se hizo noche
empecé a replantearme mi conducta,
a veces necesito
arrancarle la piel a alguien
para expresar
mi imperiosa necesidad de sangre.

En nuestra prosecución
de responsabilidad
podemos obtener
un poco de afecto,
si te acercas a mi
con tu vestido de huesos
juntos podremos
en el abismo infernal
liberar murciélagos.

Aun si no lo sabemos
la empatía forma parte
del respeto a la vida,
más importante
es la urgencia
del supremo imperativo moral
que nos acerca
al bar turbulento
donde sirven bebidas
debidamente adulteradas.

Fuguémonos
con nuestra espiritualidad
contra los augurios de muerte.

Acompáñame
a este viaje sin final
buscando encontrar la ciudad
donde las nubes son rojas,
ha de existir una salida
por la puerta equivocada.

En este bar
nos hemos visto las caras
un millón de veces
sin embargo
desconocemos nuestras almas
que se prostituyen
por ideas banales,
ignoramos el mal que reside
en nuestros corazones.

Las obras
en las que se plasman
actitudes e intenciones
son perfectibles,
vean ustedes
que ya están malditos
como frenéticos
buscan alimento,
son perros tristes
que se interrumpen
los ideales más inocentes
en vidas plenas
que ahora dialogan
con la muerte.

Somos cristianos
perdidos en una sociedad
donde abundan ateos.

Somos ateos
atrapados en una secta
donde abundan cristianos.

Somos a veces satánicos
en otras
solo en la muerte creemos,
especialmente
cuando nos comparamos
con la condición humana
de vida desperdiciada
en sufrimiento.

Quedaron tristes
nuestros corazones
quedaron locas
nuestras neuronas
cuando nos vimos
por ultima vez,.

Quedaron cicatrices ampulosas
quedaron palabras
no dichas en nuestra boca
cuando nos vimos
por ultima vez.

Podemos preguntarnos
tantas cosas
podemos extrañarnos
tantas horas,
y morir en plena juventud,
podemos engañarnos
con otras personas
tantas veces
podemos huir a donde sea
y llegar a un lugar
donde nadie nos conozca.

Al despertar estaremos juntos
quebrándonos los huesos,
amamantando
nuestra infancia reprimida,
llorando por nuestras
perdidas familiares,
añorando nuestras
relaciones pasadas,
respirando oxigeno
de una atmosfera inédita.

Estaremos preguntándonos
tantas cosas
pudiendo huir a donde sea
en la noche regresamos
a este lugar.

Donde las ratas
nos cantan lindas melodías,
donde la humedad
nos alegra la vida.
Donde casi
no es perceptible el tiempo,
donde libres de miedo
nos matamos el linaje.

Donde somos más felices,
donde no queremos
estar con más nadie
que nosotros mismos .

Beber sangre
de una persona
adicta a sustancias nocivas,
me hace alucinar
leones negros
con alas de cuervo,
serpientes electrónicas
en selvas virtuales,
ángeles volando
en ciudades destruidas.

Beber la sangre adicta
a sustancias nocivas
que escurre en tus ojos
me hace amarte
de una manera
para mi desconocida.

Solo con dolor
te arrastrarías
en la perversión
solo con dolor
te arrepentirás
de no haber amado a nadie.

Justo cuando tus intestinos
no funcionen
habrás de estar libre
de razones o justificaciones.

El abismo aparecerá ante ti,
cuando tu corazón
lo veas en un altar
de ritos del mal.

Cuando en tus ojos veas
un funeral,
las lagrimas
no paren de escurrir
habrás de creer
en las maldiciones,
te acordaras de mi.

La muerte
a cualquier hora
accede a violentar mi corazón
que palpita dudas,
se debate
entre eventos desafortunados,
pero aquí estamos hablando
del como el amor nos ha matado.

A veces deseando
vivir a tu lado,
me imagino
regresando del infierno.

Entiendo mi suerte
soy un hijo nonato
de la resurrección,
de lo contrario
habría regresado de la muerte
para amarte
en devociones catastróficas.

Si es menester
que le interese
a los masturbadores crónicos
copular
con tu cuerpo muerto,
acepto entregarte a ellos
para que les alivies
el dolor interno
que hay
en sus corazones enfermos

Conviértete
en mutación de virus
para enfermar mi organismo
que es ajeno
a la maldición del amor.

Conviértete en lluvia
para calmar el día soleado
representado
por lunares deformados
tatuados en mi rostro pálido.

Cuando tus huesos
estén en pedazos
tirados en una fosa común,
cuando nadie escuche
tus gritos de auxilio,
habrás de creer en mi
como tu ultima esperanza.

Somos diminutas
muestras endémicas
biota de un infierno terrenal
nos hemos conocido por azar
en una
cepa selecta de pecadores discretos.

Somos
rudimentarias afecciones
de cruel divinidad
fugaces estrellas
de una galaxia abisal,
somos
gestos y movimientos
ahogados en expresiones falsas

Yacemos enterrados
con vida
poco tiempo
nos queda,
un cuervo fantasma
parece saber quienes somos

Somos
amantes de la maldad
inmersos en un viaje milenario,
somos
mentiras disfrazadas
de verdad,
secretas creaciones
de suciedad,
risas y lagrimas
en facciones humanas.


Letras tristes
en un cuaderno,
tinta azul escurriendo
en la hoja de papel,
cuchillos atravesando la piel,
agujas insertadas en las venas,
cinta de aislar en los labios
de un secuestrado,
somos mil razones para morir
tu al igual lo eres
todo para mi.

Nubes grises eyaculando
lluvia acida,
arcoiris en medio
de una matanza,
periodistas inventando noticias
bebidas dulces
en una hielera,
todo eso seremos.


Somos católicos
para morir como ateos,
nos haremos ateos
por haber vivido
siendo católicos,
amaremos
nuestros defectos
por el interés
de los beneficios
que nos dan
nuestras virtudes.

¡¡Dios!!
¿te arrepientes de habernos creado?
muchos nos esforzamos
por un poco de tu atención,
padre nuestro eres un borracho
padre nuestro eres un violador,
padre nuestro eres un asesino.

Eres amor
en mi corazón
que funge adscrito
en salmos inventados
eres dolor en mi alma
absurda realidad
ante mis ojos,
te amo,
por darme tanta felicidad
te odio,
por quitármela tan pronto.

Mientras
estas letras tristes
practican el sexo oral
con mi tristeza
soñaras el amor
que por ti siento
y en ranas plateadas
de extremidades opuestas
te montaras para acercarte
a la casa del carnicero San Pedro.

Tu esposo ha muerto
mientras tu te mirabas al espejo,
piel suave de olores naturales
con tumores malignos adornándote,
sonreíste al enterarte
sabes que ya
todos estamos muertos
solo que ellos
aun no lo saben.

Pegamento en los parpados
para que no se abran,
termine en un ataúd
acostado cómodamente
recordando su fresca boca,
su piel sensible al sol
de mi esposa.

Ahora ya puedes
beber sangre en lugar de vino,
ahí tienes toda
la que necesitas
por unos días podrás
estar tranquila
succiónala del amante
que ayer estuvo contigo,
lo sabes,
es un cadáver
te beso con todo el cariño
que supo darte.

Ingiere su sangre,
ahora ya puedes ser mi esposa,
has enviudado ,
olvidando todos los días a su lado,
ya no recuerdas el amor
solo percibes sabores de su cuello.

Estas sin ataduras
no hay nadie que te ame,
perdiste a esa ultima persona,
se murieron tus padres
victimas de tu canibalismo,
ya no viven ninguno
de tus hijos
querías estar
sin responsabilidades
libre de sus inmundas
muestras de afecto.

Recuerdas el momento
donde empezaste
a sufrir visiones alucinantes,
confundiste la realidad
de un momento determinado
con el pasado tétrico
de otras personas.

Sentías que estabas
en medio de una guerra
degolladas veías
un millón de cabezas,
viste el arrepentimiento
en los ojos
de muchos muertos.

Ahí exististe
irrumpiendo
el amor con sufrimiento
no lo recuerdas verdad,
todo comenzó
cuando me besaste
le fuiste infiel
a tus ideales conmigo
sobre sabanas rojas de seda
yaciste fecundada
por felicidad con mi esperma.

Existes sin amor
eternamente invisible,
existes sin nombre,
tus ojos son ventanas ciegas
iris grisáceo
que lagrimea
aceite corrosivo.

Existes con multiplicidad
de personalidades
disparadas con el revolver
que usaron mujeres
con vida solitaria
para terminar
su desdichada vida.

No hay lugar más solitario
que tu mente,
hoy vives
en un manicomio
supuestamente,
nadie me ha negado
ni confirmado
que sea el mismo
donde estoy encerrado.

Eres mi ángel
eres mi demonio,
¡¡mi amante !!
¡¡mi esposa!!
lo eres todo.

Nunca me habían separado de ti
ya no tengo ninguna ambición
por vivir,
si no regresases a mi lado,
parece con los fantasmas conversas
de las aflicciones
que te aquejan,
ya te conocen y me dicen
esta tranquila cuando sueña
nadando desnuda
en un mar de tinieblas rojas.


Maldito enfermo

Maldito enfermo

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 16/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En nuestras mentes desdichadas

Mensaje por sabra el Vie Ene 11, 2013 11:08 am

avatar
sabra
Admin

Mensajes : 1175
Fecha de inscripción : 25/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.